De violencias…

De violencias…

© foto: Annie Drese.
(1)
Pa’ rimar sobre violencias
le pido ayuda a los santos,
es algo que existe tanto…
Segunda naturaleza
que a todos nos atraviesa,
instinto de cal y canto.

(2)
No trato solo de agresión,
que siempre es la de los otros,
hablo de rabia en el rostro
que nos toma por la mano
después de atravesar un llano
montados en brioso potro.

(3)
De la inclinación a matar,
ya sea con una cauchera
un pájaro cualquiera
que no tiene culpa alguna,
sólo la mala fortuna
¡ay! de cantar a la vera.

(4)
No existe mayor enigma
en todo el género humano
que matar a un hermano
por la recóndita envidia
que nos sume en la perfidia
de ver sangre en el pantano.

(5)
El hombre lobo pa’l hombre
propensos a la violencia
carecemos de sapiencia
pa’ convivir bajo la paz,
la rivalidad contumaz
nos embrolla la conciencia.

(6)
Allí un par se dan machete
en una arena movediza,
se hunden hasta la camisa
y no paran la refriega,
el pantano los anega
se los traga la ojeriza.

(7)
Samaniego es un clásico
de los libros de lectura
con la materia de escritura
lo aprendimos en la escuela.
Hoy el nombre deja secuelas,
es un lugar de tortura.

(8)
Pues ahora son las masacres
quienes enseñan geografía:
montañas y ríos a porfía
son subrayados en rojo.
Los muertos en los rastrojos,
el dolor en cartografía.

(9)
Después del baño de sangre
llegan las autoridades:
un ramo de veleidades.
¿Alivian con su presencia?
Tan solo marcan la ausencia
de Estado ¡Qué soledades!

(10)
Los señores de la guerra
afincan sus territorios
a base de tripitorios
esparcidos por el suelo.
¡Ay! la gente sin consuelo
es presa de los emporios.

(11)
Para hacer un negocio,
bien acrecentar tus acres:
planificas la masacre…
Después mandas tinterillo
a comprar tierras baratillo.
¡Que el modelo se consagre!

(12)
Ya lo dijo Heráclito
El rey de todo: el combate.
Con los humanos embates
¡Ay! se construye la historia,
 pues ella es como  una noria
en donde la sangre late.

(13)
Humilladas y ofendidas,
víctimas claman justicia
más solo cunde sevicia
pa’ los débiles y pobres.
Su llanto de agua salobre,
corre cual sola caricia.

(14)
Vivimos tiempos bárbaros.
La vida solo florece
cuando los niños se mecen
con los cantos de ternura.
Su risa futuro augura,
es la paz que se merecen.

(15)
“¡Ei! jefe déjeme matar”
suplica el joven paraco
en masacre por Turbaco.
Pa’ asesinar ser inerme
ya su conciencia bien duerme,
fue a la escuela, la de Caco.

(16)
Y da mucho para pensar
de sangre tanto diluvio,
la explosión del Vesubio
se le queda en pañales,
catástrofes naturales
apenas son subterfugio.

(17)
El matar se vuelve vicio
contra el quinto mandamiento
y se expande un sentimiento:
tras el crimen la mentira
si el muerto estaba en la mira
bien merece su tormento.

(18)
Si, nos cuesta mucho aceptar:
la víctima es inocente.
La tendencia de la gente
está al lado del verdugo:
al que le caiga ese yugo
seguro que no es decente.

(19)
En este lago de sangre
ya remamos más de mitad,
toca seguir en la ebriedad
es por el bien de la nación,
matar líderes por montón
es base de prosperidad.

(20)
Para el mal del terrorismo
ha sido peor el remedio.
Aún con legales medios
se quiere acabar la guerra:
pelos de la misma perra
nos mantienen en asedio.

(21)
La persecución nos arrea
a los humanos cual jauría
nos mandamos en correría
tras señalar un culposo,
no importa si es un mocoso
que solo hizo una tontería.

(22)
Vale huevo si es inocente
lo importante es el sepelio,
sea Chucho, Jacinto o Delio.
El todo es que haya finado
pa’ que escarmiente el poblado.
Pregúntele al Evangelio.

(23)
Por retirarle el agua al pez
se ensañan contra civiles.
Las masacres, actos viles,
el campo plantan de abrojos,
sumen la gente en congojo
en vez de azadón: ¡fusiles!

(24)
Si, la tierra es el almendrón
del conflicto fratricida.
Con el alma envilecida
se concentra la propiedad.
¿Del campesino la heredad?
Las penas, la empobrecida.

(25)
Dirigentes cicateros
abundan como maleza
ninguno tiene entereza:
ponerse en lugar del pobre.
Solo se gastan un cobre
en pro de su clase obesa.

(26)
Todo lo adornan con giros,
expertos en galimatías
gramáticos en pasantía
la sangre los deja frescos.
Retóricos cantinflescos,
carecen de toda empatía.

(27)
Se enamoró pa’ matarlo,
es una agresión gratuita.
La tomba no necesita
dar descargas sin ton ni son,
al golpearlo sin compasión
la vida a Javier le quita.

(28)
No hay mal que dure cien años
ni cuerpo que lo resista.
Pa’ que violencia no embista
y a todos ponga en suplicio
van a ofrecer sacrificio,
ya tienen bobo a la vista.

(29)
 Así funciona este rito
que llaman chivo expiatorio,
el remedio es transitorio
la historia así lo demuestra,
la sangre a diestra y siniestra
remplaza el conversatorio.

(30)
¿A quién le duelen los hijos
de los pobres y ofendidos?
Una mano de bandidos
del Estado tiene el poder,
si el pueblo se deja joder
aún tendrá el culo partido.

(31)
La violencia no es solución,
tampoco la pasividad.
Impulsa tu capacidad
de luchar por tus derechos,
te volverás más arrecho:
buen regalo de Navidad.

(32)
Se fueron a chupar caña:
los picaron a machete.
“Los jóvenes al retrete”
parece ser la consigna
y los auxilios se asignan
sólo a los grandes zoquetes.

(33)
Y la codicia es la misma
De Alaska a la Conchinchina,
la angurria nos empecina
a correr tras la ganancia.
Las ciudades sin fragancia,
las playas todas cochinas.

(34)
Tras el afán de negocio
la producción se desboca
y la calidad se apoca.
La natura paga el pato
¡ay! por tanto malbarato
el clima también se aloca.

(35)
Se calientan los ánimos
al fragor de la disputa.
La lluvia, de forma bruta,
muchas riveras anega.
Todavía hay quienes lo niegan
¿ciegos? como un hijueputa.

(36)
También existe la violencia
en contra del medio ambiente:
¡Selva! ¡Oh destrucción ingente!
caen árboles y animales
en aras de gananciales,
perjuicio pa’ mucha gente.

(37)
Sacar oro de un páramo,
eso es tirarle a la madre.
Se produce tal desmadre
en aguas y reservorios,
sólo se lucra un emporio
ni queda perro que ladre.

(38)
Hacerle guerra al planeta
es como mochar la rama
en que un hombre se encarama
pa’ conseguir alimento.
Dinero no es condimento
en pasteles de mi mama.

(39)
Proteger el ciudadano
deber del agente Soto,
si le dan pistola y moto
trabaja por cuenta propia,
a Estado deja en inopia.
¿Quién nos protege de Soto?

(40)
Me produce harta tristeza
ver tanto muerto insepulto,
llegan y matan al bulto
después los desaparecen.
Nadie esa suerte merece,
a Satanás rinden culto.

(41)
La Apocalipsis revela
de la violencia el contagio,
se va a cumplir el presagio:
mucho ojo al diente por diente
el mundo será pira ardiente
al guiarnos por este adagio.

(42)
Claro, la guerra es un duelo.
“A la salida nos vemos”
se sube hasta los extremos.
La sangre llama más sangre
la razón torna vinagre,
solo se escuchan los yelmos.

(43)
¿Y cómo para la espiral?
Provocar la rivalidad
agudiza la vanidad.
“Mijo, no se deje cariar
y no se ponga a chicaniar.
Ahí nace la calamidad.”

(44)
Copiar el deseo del otro,
mirar el plato vecino:
“a este le tocó más vino,
seguro tomó mi puesto
además me tiene molesto,
si da papaya, lo timo”.

(45)
La violencia no es súbita.
En un corazón amargo
entra el odio sin embargo.
Comparación es encono
y no habrá mejor abono:
la sangre corre a lo largo.

(46)
Piensa uno que pasó lo peor.
No más cortes de franela
ya se acabó la candela…
Pero el horror es tozudo
y los hombres cual boludos
nunca prenden una vela.

(47)
Si, conversión o barbarie.
Y no es pa’ volverse beato,
la humanidad sin recato
es un volador sin palo.
La sangre me vuelve malo
si mandamientos no acato.

(48)
Paremos tanta hipocresía,
deshagamos el entuerto:
el pueblo pone los muertos
mientras disfruto la finca,
la guerra a todos nos pringa
y no es cosa de mamertos.

(49)
Para mermar la violencia
cada quien traiga su grano
y de la envidia el gusano
extirpemos en el pecho.
Ya el corazón está gecho
pa’ perdonar al hermano.

(50)
Por aquí paro estas coplas
de tema tan peliagudo.
Ojalá la ley del embudo
no les haga pagar el costo:
pa’l pueblo todo lo angosto…
Ya saben a lo que aludo.


Fin 

© Jorge Salazar Isaza

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s